PLANES DE PENSIONES

 
Los planes de pensiones son un producto ideal para el ahorrador que pretende generar un capital para complementar su pensión de jubilación.
 
Están regulados y presentan características muy específicas que lo diferencian claramente del resto de productos de ahorro:
 
  • Tienen un tratamiento fiscal muy favorable, siendo deducibles en IRPF las aportaciones, dentro de los límites legales.
  • La cuantía máxima de aportación anual está limitada a 8.000 €.
  • La recuperación o rescate está condicionada al acaecimiento de una serie de contingencias, como son la jubilación, incapacidad permanente, enfermedad grave, muerte, dependencia severa, gran dependencia o desempleo del partícipe.
  • En cualquier caso, a partir de 1 de enero de 2025, podrán recuperarse las aportaciones realizadas con 10 años de antigüedad, junto con sus rendimientos, aunque no haya ocurrido alguna de las contingencias anteriores.
 
Los planes de pensiones se estructuran en cuatro categorías, en función del tipo de activos donde el titular quiere invertir el patrimonio:
 
  • Renta Fija: Planes con 100% renta fija a corto o largo plazo.
  • Renta Fija Mixta: Incluyen renta variable hasta un máximo del 30%.
  • Renta Variable Mixta: Con renta variable entre un 30 % y un 75%.
  • Renta Variable: Planes con un mínimo del 75% en renta variable.
 
Si lo que desea es una rentabilidad garantizada, los Planes de Previsión Asegurados son la alternativa perfecta; gozan de las mismas ventajas fiscales que los Planes de Pensiones, tienen las mismas características en cuanto a aportaciones y liquidez, pero se instrumentan como seguros y garantizan un tipo de interés mínimo durante toda la duración del plan.
 
La rentabilidad financiero-fiscal de los planes de pensiones y planes de previsión asegurados, a largo plazo, los convierte en uno de los mejores instrumentos para la jubilación, y de los únicos que permiten deducción en el IRPF.
 
¿Qué aportación mínima necesito? Desde 50 €/mes. La aportación periódica se puede activar o suspender en cualquier momento, y se aceptan igualmente aportaciones extraordinarias.
 
¿Qué capital puedo alcanzar? Un ahorrador de 50 €/mes, de 30 años de edad, con una rentabilidad del 4%, alcanzaría a los 65 años los 44.000 €. Ese mismo ahorrador, con 100 €/mes y comenzando a los 35 años, alcanzaría los 67.000 €, y con 150 €/mes, comenzando a los 40 años, alcanzaría los 75.000 €.
 
Si la edad de comienzo del plan es temprana (30-50 años), no es necesario un gran esfuerzo para alcanzar cifras interesantes.
 
Planes Recomendados
 
Plan de Previsión Asegurado Generali PPA III-1  
   

SOLICITA PRESUPUESTO